Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 16 julio 2010

Por:
Félix Miranda Quesada (*)
Administrador de Empresas

La discusión no termina ¿el líder nace o se hace? No se trata de continuar con la discusión, ¿acaso importa tanto? Un líder lo es, haya nacido o haya sido creado. El liderazgo es una actitud y siempre podremos cambiar, mejorando, nuestra actitud.

Entonces no importa si el líder nace o si el líder se hace, lo importante del líder es, que es líder. Lo más importante no será de donde surgió el líder, sino que puede hacer este líder y más importante aún es preguntarnos y respondernos ¿puedo yo ser un líder?

Todo podemos ser líderes, y ser fuertes líderes. El líder no obliga a otros, inspira a otros, no conduce a la mediocridad, conduce a la excelencia, promueve la responsabilidad y sobre todo inspira confianza. La pregunta que cada quien debe plantearse es ¿puedo ser un líder que cumpla con estos puntos?

Algunas consideraciones que pueden ayudarnos

*.- El auto-control. Todo gran líder en la historia ha mostrado ser dueño de una gran autodisciplina y fuerza de voluntad. Solo así han podido enfocarse en el objetivo principal, en cada una de las etapas de su vida. Si personalmente no se tiene una meta y la disciplina y voluntad para lograrla, como se podrá liderar a otros para que obtengan las suyas.

*.- Llegar adonde se quiere llegar. Puede ser un gran reto, pero se requiere ser lo suficientemente disciplinado para llegar donde se quiere llegar y cuando se debe llegar. Se debe tener la fortaleza para resistir cualquier tentación y vencer todos los obstáculos que nos puedan hacer desistir. Como líder estás siendo un ejemplo para otros. Ten cuidado.

*. – Escoger con cuidado las respuestas emocionales. En ocasiones, el arte de callar los ‘pensamientos internos’ cuando no son apropiados, será necesario para poder ser un ejemplo positivo a quienes lideramos. Esos pensamientos internos son producto de las respuestas emocionales a estímulos internos o externos.

*.- Proyectar tus metas. Si aquellos que lideras no entienden completamente el principal objetivo de tu trabajo, no podrán compartir tu visión y tu forma de trabajo. Informa sobre cada uno de los pasos en el camino al logro de los objetivos a tu equipo, asegurándote que cada uno de ellos vaya en la misma dirección, y saben que esperas de ellos.

*.- Involucra a tu equipo, tanto en el proceso de planeamiento como en la implementación. Hacerlo así, le dará a cada quien un mayor sentido de pertenencia y por lo tanto mayor satisfacción de los resultados.

*.- Elogia bastante y haz críticas constructivas. La forma en que elogies y critiques a tus colaboradores, puede hacer la diferencia en tu habilidad para liderar efectivamente. Cuando alguien hace las cosas de forma incorrecta, haz críticas constructivas y hazlo en privado. Sugiere soluciones de cómo puede mejorar, y dedica tiempo a responder cualquier pregunta. Aceptarán tus aportes más gustosamente si saben que lo haces para ayudarlos y no para dañarlos.

*.- Elogia en público a las personas que hacen un excelente trabajo. Haciéndolo así le darás a tu colaborador un sentido de realización, y lo estarás motivando para hacer las cosas aún mejor.

*.- Conoce a tu personal. No se puede liderar un grupo de personas a menos que entendamos verdaderamente sus deseos, sueños, luchas, dolores y metas. Todas las buenas intenciones del mundo no tendrán sentido a menos que conozcas bien a las personas que trabajan para ti. Háblale a tu equipo y permite que te conozcan. Conociéndose mutuamente, hará que las relaciones se fortalezcan entre tú y tu equipo. Querrán ayudarte y apoyarte con mayor empeño, sabiendo que eres más que un jefe.

Sé su líder primero y luego su amigo. Como su líder, tendrás que tomar decisiones difíciles en muchas ocasiones, pero estas decisiones no pueden verse afectadas por relaciones personales.

*.- Haz el trabajo duro. En ocasiones, te tocará hacer el “trabajo feo” o, como se dice en Costa Rica, “bailar con la más fea”. En algún momento tendrás que tomar decisiones desagradables como realizar despidos, aplicar sanciones, sentar responsabilidad por algunas acciones de tus colaboradores y todo esto puede ser, en ocasiones, difícil. Como líder será tu responsabilidad manejar estas situaciones.

No importa cual sea tu rol como líder, confía en que siempre podrás ser un buen líder. Recuerda en primer lugar que para dirigir a otros se debe tener autodisciplina y autocontrol. No se debe olvidar que las acciones hablan más que las palabras.
Si quieres ganar el respeto de los demás, esfuérzate por ser un ejemplo en cada una de los aspectos de tu vida. Sé un verdadero líder, tu equipo de lo agradecerá.

Por tiempo limitado he dispuesto regalarte el libro electrónico “El Maravilloso Mundo Del Blogging”, descárgalo ahora mismo. Solo estará en la red por tiempo limitado, para mis lectores y suscriptores.

Te expero en el próximo artículo.

Publica tus artículos en: Articulo.org.

Síganos en:

Facebook

******************************

Te espero en nuestra empresa para que crezcamos juntos: Félix Miranda Quesada

Anuncios

Read Full Post »