Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 1 noviembre 2010

Félix Miranda Quesada (*)

En muchas ocasiones de nuestra vida, cuando tenemos que realizar alguna tarea o desarrollar algún proyecto, nos sentimos insatisfechos, por una u otra razón. Podría ser por trabajar con alguien que no nos agrada, por ser día lunes, por tener que lavar el carro y otras muchas más razones. Son tareas que simplemente nos quitan cualquier motivación y nos inspiran diversos sentimientos: tristeza, cansancio, aburrimiento, y hasta nos hacen sentir disgustados. Aunado a lo anterior, también existen algunos factores dentro de nosotros que nos impiden sentirnos motivados. Veamos algunos de esos factores que podrían estar impidiendo nuestra motivación.

Su estado mental
En efecto, su estado mental es uno de los factores más determinantes para lograr que usted se sienta motivado. Lo anterior se debe a que, según sea éste, usted limita drásticamente su capacidad para entender el mundo y todo lo que le rodea y acontece.

Su estado mental podría estar afectado por inhibiciones relacionadas con sus creencias, prejuicios, costumbres y reglas. Si, por ejemplo, usted se siente indispuesto hacia su personal y piensa que uno o varios de sus colaboradores no harán nada bien, se verá impedido de ver el potencial que tiene en cada uno de ellos.

Si, por ejemplo, usted piensa que no podría llegar a alcanzar una buena posición o tener presencia en círculos académicos o profesionales por ser de un pueblo alejado de la ciudad, probablemente perderá las oportunidades que tenga de exponer su talento, ganarse la confianza y alcanzar ese grado de auto-realización que todos necesitamos.

Su zona de confort
Todos tenemos ciertas limitaciones en nuestras mentes. Esas limitaciones están referidas a aquellas cosas que decidimos con base en nuestras creencias personales y principios éticos. Dentro de esos límites, generalmente nos sentimos cómodos y nos desenvolvemos con gran motivación y libertad. Tan pronto como traspasamos esos límites, empezamos a sentirnos incómodos, molestos y hasta avergonzados. Esto se debe a que sentimos miedo a lo desconocido y de manera inconsciente preferimos mantenernos dentro de los límites de nuestra zona de confort, porque eso nos hace sentir seguros.

Lo malo de esto es que, una zona de confort muy limitada, puede convertirse en un factor inmanejable a la hora de sentirnos motivados y se convierte en algo crítico. Cada vez que nos enfrentamos a algo nuevo, una nueva idea, una nueva experiencia o un nuevo proyecto, inmediatamente buscamos que esté dentro de los límites de nuestra zona de confort. Si no es así, inmediatamente rechazamos cualquier cosa sin detenernos a analizar la conveniencia de emprender lo que se nos propone. Esto es muy lamentable porque muchas de esas ideas o propuestas podrían ser muy buenas, pero quizás usted nunca lo sabrá, porque no tiene la motivación para probarlas.

Sus experiencias anteriores
¿Tuvo un accidente dentro de su hogar?, por ejemplo, se quemó con la plancha o con la estufa. Eso es, probablemente, lo que lo hace detestar aplanchar o cocinar. ¿En alguno de sus trabajos fue maltratado por sus jefes o nunca tuvo el reconocimiento de ellos hacia su trabajo?. Quizás esa sea la razón de que en el presente no se sienta motivado con su trabajo. O, peor aún, no se sienta motivado para tratar bien a sus colaboradores y motivarlos.

Nuestras experiencias pasadas, en lo personal, lo social, laboral y profesional tienen gran participación en las decisiones que usted y yo tomamos en la vida y pueden ser factores decisivos para evitar que estemos motivados o nos motivemos. Si son experiencias negativas nos hacen más indecisos e inseguros, debido a que afectan nuestra autoestima y confianza.

Alguien que durante su vida ha sido tratado de manera despectiva o ha sido ridiculizado, es de imaginar que no sienta la necesidad y motivación de buscar su superación personal. Podría, incluso, pensar “si nada de lo que he hecho parece haber sido bueno, porqué serán las cosas diferentes ahora”.

A menos que el lector y quien esto escribe hagamos un esfuerzo por identificar estas malas experiencias del pasado y rechazarlas de nuestra mente, no permitiéndoles intervenir en nuestras decisiones, probablemente siempre viviremos insatisfechos y desmotivados, afectando no solo nuestra vida, sino la de nuestros seres queridos más cercanos.

(*) Administrador de Empresas

Anuncios

Read Full Post »